DISTRIBUCION DEL MAGNESIO EN EL ORGANISMO


Más de la mitad se encuentra en los huesos; el resto se encuentra sobre todo en los líquidos intracelulares de los tejidos. Es el cofactor de todos los enzimas que utilizan ATP u otros nucleótidos trifosfatados en la transferencia del grupo fosfato.
Participa como regulador del metabolismo de los carbohidratos, de las proteínas, de los ácidos nucleicos y, junto con el calcio, fosfato y vitamina D, influye en el metabolismo de los huesos.

Es importante para la transmisión neuroquímica y su carencia produce alteraciones en el humor. El magnesio puede inhibir la ATPasa del músculo y la liberación de acetilcolina, produciendo una depresión de la función neuromuscular. Una carencia de Mg produce mayor riesgo cardiovascular y de osteoporosis.
El magnesio se encuentra en: nueces, sésamo, almendras, cacahuetes, pistachos, cacao, levadura, cereales integrales, verduras verdes. El magnesio está presente sobre todo en forma de sal (aspartato, citrato, lactato, orotato) y como ion inorgánico en la clorofila. Es útil para las alteraciones del humor, en los síndromes premenstruales, irritabilidad, hipertensión y otras alteraciones cardiovasculares.

Por lo menos la mitad del magnesio de nuestro cuerpo está combinado con calcio y fósforo en los huesos. El resto está en los glóbulos rojos, músculos y otros tejidos blandos. El magnesio está relacionado con la contracción muscular y el funcionamiento nervioso.
El magnesio se absorbe principalmente en yeyuno e íleon; probablemente intervenga un mecanismo de transporte activo. La cantidad que se ingiere influye en su absorción; al elevarse el consumo, aumenta el porcentaje de magnesio absorbido.

También existe competencia entre él y el calcio por la captación de la mucosa; al aumentar la concentración de uno, disminuye la absorción del otro. He aquí dos factores que también aminoran la absorción de magnesio: ingestión abundante de fósforo y esteatorrea.
Las substancias que mejoran la captación de agua en la mucosa incrementan asimismo la absorción del magnesio. La excreción renal del magnesio representa el regulador fundamental de su metabolismo. La concentración plasmática de Magnesio se mantiene bastante constante a unos 1.7 meq por litro (2-3 mg por dl como límite normal).

Al aumentar la ingestión de magnesio se intensifica su excreción urinaria y no se altera la concentración en el plasma. Si el aporte es bajo, su excreción urinaria alcanza un valor casi impercerptible; en cambio, ante un aporte muy escaso y prolongadamente baja, su concentración en el plasma tiende a elevarse.

El magnesio es como el potasio un catión esencialmente intracelular. El plasm ay los líquidos intersticiales no ocntienen más quna pequeña parte del magnesio delorganismo. La mayorparte se sitúa en las células de los tejidos blandos y sobre todo en el esqueleto donde parece estar bajo una forma fisiológicamente lábil.
El contenido total de en magnesio de un adulto de aprox. 60 kg. es para Martin y et al. y para Walker y et al. de 19 a 21 gr.
Duckworth y Warnock, Widdowson y Mc Cance reportan cifras d emagnesio total un poco más elevadas de 21 a 28 gr. para un adulto de 60 Kg. Sobre este total Woods estima en 70% la parte del esqueleto.
El magnesio de los tejidos blandos especialmente de magnesio muscular, ocupa la fracción restante.

La siguiente tabla extraída de las investigaciones de Magnus Lévy, Brown, Cullen y Wilkins, da la concentración media en magnesio de los principales tejidos blandos del cuerpo humano. Las cifras están dadas en gramos d emagnesio por 1000 gr. de sustancia fresca.
La tasa que corresponde al calcio esta colocada en frente:

 
Magnesio
Calcio
Piel
0.30
0.16
Músculo
0.18
0.07
Corazón
0.18
0.16
Riñón
0.21
0.13
Hígado
0.17
0.15
Cerebro
0.17
0.15
Páncreas
0.17
0.12
Bazo
0.17
0.12
Suprarrenales
0.19
0.20
Pulmón
0.16
0.07



Así la mayor parte de los tejidos blandos encierran más magnesio que calcio.
La existencia de variaciones de la tasa de magnesio total según la edad ha sido descutida; negada por algunos, afirmada por otros, en particular Greenberg quien en un estudio experiemntal en el ratón halla un aumento del tenor en el magnesio del ratón recién nacido hasta la cuarta semana. Esta tasa permanece constante hasta la 11ª semana, después decrece.

Parece que las variaciones del magnesio según la edad afectan esencialmente el magnesio óseo que alcanza su máximo nivel en la pubertad.
En general el 70% total de magnesio está en los tejidos óseos y el 29% en los demás tejidos, principalmente hígafo, riñones y testículos. El 1% restante es extracelular y está en el plasma y los jugos digestivos. En la práctica médica e simportante conocer esta distribución.
Si el médico mide el magnesio plasmático de un paciente, deberá saber que estará evaluando sólo el 1% de la cantidad total, y por ello, este resultado tendrá un valor muy relativo. Esta es la razón por la que se puede sufrir una gran carencia de magnesio a pesar de que los análisis de plasma indiquen un nivel normal.

La cantidad de magnesio intraerocitario, es decir el que está en los glóbulos rojos, tiene un valor más significativo pues es el que contiene el 99% del magnesio que poseemos, ésto es a nivel intracelular. Su déficit refleja con más exactitud una carencia real.
El nivel del magnesio en el plasma es de 18-25 mg por litro mientras el del magnesio intraerocitario varía entre los 50 y los 70 mg. por litro.