MAGNESIO: EL MINERAL DE LA JUVENTUD


Es uno de los tres minerales mas importantes para la vida, ya que el desgaste de las tierras de cultivo a nivel mundial, por la intensidad de los cultivos para obtener mayor rendimiento hace que éstos se encuentren carentes de ciertos minerales propios de la tierra, a lo que se suma el abonado químico que acarrea otros problemas al consumo de alimentos vegetales, por lo tanto se manifiesta carencia de éste mineral en la alimentación actual.

El magnesio cumple un sin fin de funciones en el organismo, por que es sinérgico con otros minerales, pero el más importante es el calcio, debido a que la labor del magnesio es la de distribuir correctamente el calcio en nuestro sistema y al haber carencia de él, el calcio puede depositarse incorrectamente, generando depósitos en articulaciones y estaríamos frente a enfermedades tales como artritis, artrosis, así como la formación de cálculos en los órganos, con las complicaciones a lo que ésto conlleva.

Otra característica se relaciona con su alcalinidad la cual lucha contra la acidez del cuerpo, factor fundamental a tener en cuenta ya que la enfermedad se desarrolla en un medio ácido, pero también otra función más que importante es la de fortalecer las membrana celulares, brindándoles la funcionalidad necesaria para cumplir con la actividad natural de nutrición, excreción y respiración, que traducido a palabras simples es salud.
La carencia de éste mineral se marca a partir de la mitad de la vida para delante, por ello es mas que recomendable su consumo en ésta etapa, pero hoy se están manifestando enfermedades a destiempo, que se traduce en hecho de casos específicos de las enfermedades de la vejez, en la juventud o sea prematuramente por ejemplo, arteriosclerosis, alzheimer, etc.
Actúa a nivel circulatorio favoreciendo el sistema cardio vascular y hépato-biliar, protegiéndonos de accidentes cerebro vasculares “ACV”, infartos y muchas más funciones.
Se debe incluir en nuestra dieta a modo de complemento, así como evaluar todos los alimentos que lo contengan en forma natural, para darles preferencia, entre ellos los las verduras de hoja verde oscuro, como frutos seco, legumbres que son muy ricos en contenido de éste maravillo mineral, realmente evaluado como panacea.
Pierre Delbet observó también que en muchos ancianos, bajo el influjo del cloruro de magnesio, desaparecía la rigidez musculary su caminar recuepraba la elasticidad de la juventud, además de obtenerexcelentes resultadosen los temblores seniles. Se cita el caso de un hombre cuyo temblor empezó a disminuir al cabo de veinte días d eingerir cloruro d emagnesio en dosis de hasta 4 gr. y cuya escritura, que era ilegible volvió a la normalidad al cabo de veinte semanas.

Las sales de magnesio demostraron que podían actuar icluso en ciertos temblores patológicos, como es el caso del Parkinson. Mejor aún en caso de calambres musculares.

Delbet estudió po rmucho tiempo los procesos de envejecimiento y la acción del magnesio en estos procesos, convenciéndose de que tenía cierta capacidad de retrasarlos.
La vejez se caracteriza por una disminución del contenido de magnesio en varios órganosy ello es un factormuy importante en la génesis de varias alteraciones que la acompañan. Muchos de estos factores disminuyen o desaparecen con el uso regular del cloruro del magnesio.

Una de las más temibles consecuecnias de la senilidad en los varones es la que afecta a la próstata. Las modificaciones de este órgano singular entrañan trastornos de la micción siempre molestos, amenudo penosos, a veces graves.
El Dr. M. Stora fue el priemro en constatar la acción del cloruro del magnesio sobre los trastornos urinarios de origen prstático. Según sus estudios ocho de cada diez pacientes tratados con cloruro de magnesio respondieron favorablemente al tratamiento.

Las conclusiones de Stora fueron que un aumento en la ración d emagnesio detieen la evolución de l ahipertrofia de la próstata, que es hoy en dí aun problema mundial en l apoblación masculina.
Delbet complementaba esta afirmación diciendo que entre los hombres que consumen Cloruro de Magnesio jamás se habían reportado trastornos prostáticos.
El magnesio consigue combatir las células cancerosas, vitalizando las células sanas.Es un eficaz preventivo contra el cáncer de las mamas y de la matriz, así como en la próstata.
El magnesio arranca el calcio calcificado en los lugares indebidos y los coloca sólidamente en los huesos y más aún, consigue normalizar la corriente sanguínea, estabilizando la presión. El sistema nervioso queda totalmente calmo, sintiendo mayor lucidez. El estado de ánimo, mejora considerablemente.
El magnesio produce equilibrio mineral, reanima los órganos de las funciones vitales (glándulas), activa los riñones para eliminar el ácido úrico; en la artritis, descalcifica la membrana de las articulaciones; ataca la esclerosis calcificada, evitando infartos; purificando la sangre, vitaliza el cerebro; devuelve y conserva la juventud hasta avanzada edad.

El magnesio es, de todos los minerales, el más indispensable, especialmente después de los 40 años, cuando el organismo comienza a absorber cada vez menos magnesio de la alimentación, provocando, vejez y enfermedades.
El magnesio no es un remedio, es un alimento mineral compatible con cualquier medicamento en simultáneo. Tomarlo para una enfermedad determinada, equivale a reordenar todo el organismo, consiguiendo, de ésta forma, una cura integral.